Ir al contenido principal

Entradas

EL RESPLANDOR, UNA HISTORIA SIN ABRAZOS

“Estad siempre preparados y mantened las lámparas encendidas, y sed semejantes a hombres que esperan a su señor que regresa de las bodas, para abrirle tan pronto como llegue y llame…” Lucas 12:35-36   “¡No voy a hacerte daño! Wendy, querida, luz de mi vida, ¿de qué tienes miedo? No me has dejado acabar la frase, dije: ‘No voy a hacerte daño’, sólo voy a aplastarte los sesos. ¡Aplastaré tus jodidos sesos!” – Jack Torrance en El Resplandor de Stephen King L os primeros días de marzo comenzaban con el pleno furor de un intenso e inusualmente activo primer trimestre. Aún estaban recientes las “cicatrices económicas” que había dejado el Apagón Nacional de hacía un año. Sin embargo, nuestro nuevo emprendimiento se venía consolidando muy bien, para los duros momentos que ya vivía el país. La agenda del mes estaba completamente copada, teníamos en curso un exitoso Espectáculo de Talentos que amenizaba todos los jueves al local, la gente fluía y tanto empresas como proveedores, bus
Entradas recientes

Éramos Muchos y Parió una Pandemia

Una historia de Terror E n Venezuela tenemos un dicho para todo. Para esos momentos en los cuales pensábamos que la cosa no podía estar peor, resulta que la vida nos enseña cuan equivocados estamos y decimos: “Éramos muchos y parió la abuela”   A finales del año 2019, los venezolanos continuábamos en la lucha por nuestro derecho a vivir a pesar de estar abrumados por una literal, desintegración del estado. Cuando hablo de desintegración del estado me baso en la pérdida de control de instituciones, procesos elementales que constituyen la enramada socio económica que sustenta a una sociedad, nótese que no he dicho “Sociedad Moderna”, porque sería demasiado aventurado aspirar a un estado tan alejado de la cruel realidad. En 21 años de socialismo, en donde solamente se habla de culpas y no de acciones, el país ha descubierto que “El Fondo” está más profundo de lo que creíamos, que cuando el comandante llegó al poder. El salvador que acaparó los sueños de sus seguido