Ir al contenido principal

Entradas

¡Olvídense de mi dedito morado!

Aquella mañana amanecía como cualquier otra, con la diferencia de la terrible pesadilla, creo que en la noche me despertaba y luego me dormía y conciliaba el sueño y también la pesadilla. Era uno de esos malos sueños llenos de detalles, de sentimientos, olores, colores e imágenes. Uno de esos en los que te parece ver todo en 3D, desde afuera y a la vez eres el protagonista. Pero era solo eso, una pesadilla.
Me levanto con pesadez y con el corazón apretado, siento las mejillas húmedas, evidentemente he llorado. Me incorporo lentamente y me preparo a ir al baño, lo que veo me paraliza.
Sobre el sillón se encuentra extendido el mismo traje oscuro de mi pesadilla, el mismo que llevaba mientras enterraban a mi padre…
Las piernas flaquean y me vuelvo a sentar en la cama. Las lágrimas vuelven a brotar intempestivamente por las mejillas mientras el pecho parece que se apretara con fuerza.
No era pesadilla, mi padre había muerto…”
Este verídico relato me acompaña durante todos los años que siguier…
Entradas recientes

Reflejos

“Todo lo que experimento es un reflejo de mí”. “El libro de los secretos”, Deepak Chopra


Apenas amanece, un vaso con agua, saludo a mis perras y voy al baño. Al encender la luz me veo.
Lo primero que encuentro es al espejo y mi reflejo, mi viejo, querido y muy honesto amigo, buen amigo, porque los amigos son siempre sinceros. El arbitro eterno que me enfrenta al que soy, tan diferente al que siento que soy.
Desde él me mira mi yo sin máscara, con los ojos enrojecidos e hinchados, la barba crecida, el cabello despeinado.
Mi yo me muestra una barba encanecida que contrasta con un cabello que se resiste a las canas, herencia de un antepasado indígena, caribe, el mismo cabello liso y negro de mi abuela Pancha.
Mis hombros aún se ven firmes, pero las canas en el pecho también me delatan.
Cubro con espuma la barba, develando al que seré… Hasta me parezco a Santa.
Y mientras comienza el diario rito del aseo, ese en el que nos ponemos la máscara, mi mente se despega, entra en el espejo y cruza el tie…

Esopo y la autodeterminación de los pendejos

Hace mucho tiempo atrás, cuando aún era un niño de 5 o 6 años y vivía en Coche, Caracas, recuerdo que se había suscitado una pelea en casa, la cual me había asustado mucho, a la mañana siguiente me animé y le pregunté a mi bisabuela Panchita, mi madrina mágica, acerca de lo ocurrido, se trataba de alguien que había hecho algo malo, nuevamente.
Mi abuela, en ese momento limpiaba la pajarera de la cocina, detuvo su trino, le encantaba musitar tonadas mientras hacía sus cosas, y sin detener sus labores, tomó una profunda bocanada de aire y con esa maravillosa voz de cuentos comenzó a narrarme una de sus extraordinarias historias.
Me contó que, cuando era una pequeña niña, pensaba ella que tendría unos 5 años, había salido a caminar por los alrededores de su casa, en ese tiempo vivía en una casita rodeada por un precioso bosque, localizada en La Mariposa, en donde hoy se encuentra el embalse homónimo, el cual surte del vital líquido a la ciudad de Caracas, Venezuela. El lugar se comunicaba…

Japi San Guivin

De todas las cosas que como buenos antiimperialistas debemos detestar de los norteamericanos, la fiesta de acción de gracias tendría que ser una de las que menos debería molestarnos. Después de todo, tiene un origen muy parecido al chavismo, un grupo de personas buscando nuevas oportunidades llegan a un lugar, expropiando tierra y recursos a los habitantes del lugar para luego dar gracias a Dios por eso.
Supongo que el día en el que un nativo norteamericano llegue a la presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica, hará lo mismo que hicieron los chavistas, en Venezuela, con el “Día de la Raza”, el cual terminaron cambiándole el nombre por “Día de la Resistencia Indígena”. Al final el Presidente Nativo Americano le llamara “Día de Acción de Desgracia” o a lo mejor nos copia y también lo dedican a la “Resistencia Indígena”. Pero bueno, ya todos sabemos que el mundo es de los vencedores.
Sin embargo, no es nada despreciable el fondo, para los que dudamos de la forma u origen. Definitiv…