Ir al contenido principal

Entradas

El 350, La Puerta Trasera y El Gran Héroe Americano

Como buen muchacho de apartamento, la televisión, los libros y mis hermanos, eran mis grandes compañeros. A principios de los 80, las series de TV eran el gran acontecimiento y para los seguidores de los Cómics, la llegada de un nuevo superhéroe consistía, definitivamente, en todo un acontecimiento.
Poco antes de irme a la universidad me quedé atrapado por una nueva serie, “El Gran Héroe Americano”.
La serie trataba acerca de un profesor de "alumnos con problemas de conducta" y comienza cuando decide salir de excursión en autobús al desierto con ellos. Durante el camino coincide con un agente del FBI en un bar, con el cual, tiene que mediar cuando discute con uno de sus alumnos. Al caer la noche, ya en pleno desierto, el autobús se avería y tiene que dejar a los alumnos solos e ir a buscar ayuda. Entonces se encuentra con el coche de Bill Maxwell, el agente del FBI, y ambos son sorprendidos por una nave espacial que les ofrece, a través de un hombre negro (compañero de Maxwell…
Entradas recientes

No te aflijas, no estás solo

Y me llega un mensaje grabado de Gustavo, él está luchando y se encuentra cansado, desesperado. No tendrá más de 15 o 16 años de edad. Con voz quebrada alcanza a decir, "Hoy siento una impotencia muy grande, no sé si es impotencia, es dolor, es despertarme todos los días después de dormir 2 o 3 horas, sin saber si somos libres" y agrega ahogando el llanto, "La verdad estoy destrozado, porque lucho, lucho y lucho y es tan difícil todo... es tan horrible"...
En el fondo se escuchan voces de niños jugando, al oírlo el corazón se me quiebra, no es la primera vez que lo escucho, esta vez es un mensaje, pero lo mismo lo he podido escuchar en el propio frente de los muchachos que continúan la pelea,
En la grabación Gustavo traga fuerte y agrega:
"Es muy duro vivir lo que estamos viviendo, Dios mío, yo daría mi vida por este país para que sea libre..." el llanto lo interrumpe y continúa, "y ver a los niños correr, y ver a mi familia feliz, yo no aguanto más, es…

Lo Normal Pues, "Lo Normal".

La señora Jacinta vive en una humilde, pero digna vivienda en un barrio de la ciudad de Valencia, el Sr. Pablo, su marido es obrero de la construcción, a pesar de su edad, es muy buscado y querido, es uno de esos venezolanos que han levantado a sus hijos a fuerza de trabajo duro… bueno… a su hijo porque al menor se lo mataron cuando estaba por comenzar la universidad, para robarle el celular.
El Celular que Don Pablo le compró con tanto sacrificio como recompensa por graduarse de bachiller con tan buenas notas. Mataron a Juancho y Venezuela se quedó con un futuro Ingeniero menos.
Lo normal pues, lo normal.
Pablo Jr. el mayor, bueno, ahora el único, está por graduarse de abogado, pero el muchacho le salió inquieto y está empeñado en salir a protestar, el carajito se declara opositor y ahora le dio por “luchar por la libertad”.
Doña Jacinta prepara café, el poco que le queda, porque el café de “el estado”, después de la expropiación, ahora es “Gourmet” y no lo puede pagar ya que el regulad…

La Hora “0”

El Sr. José es un hombre solitario. Su esposa falleció, los hijos se fueron y le llegó la jubilación. Pero aún no está vencido, todos los días tiene algo que hacer. Su única compañía son sus fieles Poodles.
Los pequeños le despiertan ladrando, es una fría mañana de sábado, 4:30 a.m., los perros vecinos se unen al ladrido… José se incorpora de su cama, pues es muy insistente el ladrido.
Enciende la luz del porche, aún está oscuro. Abre la puerta…
Lo primero que ve es el cañón del arma frente a su rostro.
Todo pasa por su mente, se queda sin aliento mientras que una mano le empuja al interior de su casa… a golpes le doblegan mientras arrancan el cable del teléfono, el mismo que usarán para atarlo, el lazo se cierra en su cuello, cualquier intento de moverse le ahorca. Los delincuentes toman las llaves del auto y lo llenan con todo lo que encuentran de valor, incluyendo lo que encuentran en la alacena y hasta en la nevera. Los perros siguen ladrando, no imaginan la suerte de que aún permanezc…